Mega reconstrucción – Historia de una tabla que vuelve a la vida

Mega reconstrucción – Historia de una tabla que vuelve a la vida

91
1
Compartir

mega reparacion

Esta es la historia de una tabla cuyo destino era cualquier contenedor de basuras o vertedero y que, gracias a las manos “mágicas” de mi amigo Rafa de Valencia Plato, ha resucitado para volver a la vida y para poder seguir disfrutando del mar.

Los que me conocen saben que llevo muchos años practicando bodyboard. Es un deporte que me ha dado – y aún me sigue dando – muy buenos momentos.

No pocos días he salido del mar con la sensación de que no me he divertido bastante porque las olas no eran lo suficientemente fuertes o grandes. También ha habido días que viendo el mar he pensado “me voy para casa que esto no hay quien lo surfee”. Mucha gente me ha preguntado en numerosas ocasiones que por qué no me pillaba una tabla de surf . Entre esas voces persistentes ha estado, entre otras, la de mi amigo Pepito.

Gracias a Pepito y a Praia Surf, este verano me decidí a probar el surf. Me dí varios baños con una de sus tablas de iniciación hasta que conseguí ponerme de pie, enfilé alguna ola de derechas  y empecé a experimentar nuevas sensaciones.

Me gustó, y decidí que pillaría una tabla para los días en los que con el corcho no iba a disfrutar lo deseado.

Casualmente,a principios de otoño, mi amigo y compañeros de fatigas Javi me ofreció su más que puteado tablón amarillo (conocido por el grupo como la banana). Era una ocasión perfecta para iniciarme con una tabla de verdad y ver si podría seguir mejorando.

Cuando me la dio me dijo que estaba algo “castigada” y que le había hecho algunas reparaciones  “caseras”, también que revisara si le entraba agua después de surfear, que en algunas zonas no estaba bien lijada y que lo mismo me arañaba un poco, etc.

Cuando abrí la funda y vi el estado en el que estaba la tabla sabía que no me iba a durar mucho. Era el momento de echar mano de los amigos y me acordé de Rafa.

A Rafa ya lo conozco desde hace unos añitos y he compartido bastantes baños con él. Quedé con él para enseñarle la tabla y que me comentara cómo veía la situación para poder repararla de alguna manera.

No se lo pensó dos veces y aceptó el reto. Se llevó la tabla a la trinchera y allí la tuvo durante varias semanas hasta que terminó la reparación.

El resultado salta a la vista.

tabla_antes_despues

No hay palabras para agradecer el trabajo y el cariño que ha depositado Rafa en la reparación de esta tabla. Una auténtica pasada.

Os recomiendo que visitéis su blog para revisar todo el proceso.

Desde aquí quiero darte las GRACIAS, Rafa, por todo lo que has hecho durante estas semanitas.

Este es el enlace a su post:

Mega reconstrucción en Valencia Plato

 

1 Comentario

Dejar una respuesta